Sin categoría

Harpastum, el fútbol de la Antigua Roma

Harpastum_romainA los romanos les debemos muchas cosas: idioma, carreteras, leyes, monumentos y dos de los deportes actuales más practicados y que mueven gran cantidad de dinero: el fútbol y el rugby. Sí, como lo lees, tienen un origen remoto y mucho más práctico que el actual: el entrenamiento de los soldados romanos.

Aunque es uno de los deportes conocidos más antiguos, también el harpastum tiene unos orígenes. En Grecia se practicaba un deporte de pelota llamado episkyros y se cree que es el antecedente del harpstum.

Galeno lo describe en “Sobre el ejercicio con la pelota pequeña” como:

… mejor que luchar o correr porque ejercita cada parte del cuerpo, ocupa poco tiempo y no cuesta nada “; era” entrenamiento rentable en estrategia “y podía” jugarse con diversos grados de extenuación “… Cuando, por ejemplo, las personas se enfrentan, tratando vigorosamente de evitar que se tomen el espacio entre ellas, este ejercicio es muy pesado y vigoroso, e implica mucho uso del agarre por el cuello y muchos agarres de lucha libre.

El terreno de juego era un rectángulo dividido en dos mitades y que se marcaba con cuerdas. Según las descripciones que han llegado a nuestros días, había dos formas de juego. En unas, cada equipo, de número variable, tenía que tratar de llegar con la pelota al campo contrario y tocar con ella la cuerda, eso se consideraba punto. Sólo se podía tocar al jugador que en ese momento tuviese la pelota en su poder.  Otras versiones apuntan a que se trataba de lo contrario: mantener la pelota en tu campo a base de pases y evitar que el rival la cogiera y se la llevara a su campo.

No se sabe demasiado de las reglas del juego.  La pelota era pequeña, algo menor  que la de fútbol actual y bastante dura. Era un deporte violento, duro y extenuante. En el juego primaba la estrategia y sobretodo la fuerza bruta, estaba todo permitido excepto matar al jugador contrario, en teoría. Así que los jugadores solían acabar bastante magullados e incluso con algún hueso roto.

En ocasiones se producían peleas entre los jugadores e incluso entre los seguidores, de igual forma que sucedía con las carreras de cuadrigas. Lo que comenzó siendo un juego de entrenamiento para la tropa, se extendió por toda la población.

Un poeta anónimo alaba las habilidades con el balón:

No menos es su agilidad, si es un placer devolver la pelota voladora, o recuperarla cuando cae al suelo, y mediante un movimiento sorprendente volver a ponerla dentro de los límites en su vuelo. Para ver tal juego, la población sigue siendo ganadora, y toda la multitud de repente abandona sus propios juegos.

Además de los testimonios escritos, del harpastum nos han llegado algunos vestigios arqueológicos, como el mosaico de la Villa del Casale (Sicilia) donde se ve a unas jóvenes jugando con una pelota  o una tumba hallada en Sinj (Croacia) correspondiente a un niño de 7 años llamado Gaius Laberius, y en la que se representa un busto del niño con una pelota de harpastum.

Os dejo un vídeo del conocido fútbol florentino, que es casi, por no decir idéntico al harpastum (está en inglés)

 


BIBLIOGRAFÍA

  • Charlton T. Lewis, Charles Short:  A Latin Dictionary
  • H. Harris: Sport in Greece and Rome
  • William Smith (ed.):  Dictionary of Greek and Roman Antiquities

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .