Sin categoría

Espectáculos en la Antigua Roma: Munera Gladiatorum

¿Quién no ha oído hablar o visto en innumerables películas de ‘romanos’ a varios hombres luchando espada en mano en la arena? Ahora nos podría parecer una barbaridad, pero en aquellos tiempos la lucha de gladiadores era parte fundamental de la sociedad romana. El historiador romano Tácito escribió:

En verdad, pocos los que hablan de otros asuntos en sus casas, y siempre que entra en un salón de clases, no hay otro tema de conversación entre los jóvenes»

Coliseo
El Coliseo. Ilustración de Jean-Claude Golvin.

Su origen es etrusco y se remonta al siglo VI a.C., como una costumbre funeraria. Los gladiadores, generalmente prisioneros, luchaban entre sí mientras el cadáver del difunto ardía en una pira funeraria. En principio se celebraban como parte de los juegos Saturnales, hacia el siglo III a.C.

El término gladiador proviene del nombre de la  espada  gladius. El gladius o gladio era un arma utilizada especialmente por las legiones romanas y tenía un tamaño corto (aproximadamente medio metro). Con una hoja ancha, recta y de doble filo. A diferencia de otros modelos de espada, el diseño del gladio equipaba al soldado para rápidos y cortos ataques de estocada. Con el tiempo, los legionarios sustituyeron el gladio por la spatha, de mayor tamaño y que podía ser usada por la caballería. La spatha ya no se empleaba para el apuñalamiento a corta distancia, sino para golpear dando tajos.

Los primeros juegos de gladiadores como evento público ocurrió, según Livio, en la primera guerra púnica de la República romana contra Cartago (264 a.C), cuando Decimus Iunius Brutus Scaeva hizo que tres parejas de gladiadores lucharan hasta la muerte en el Foro del mercado de animales de Roma para honrar a su padre muerto, Brutus Pera. Se describe como un munus, un deber memorial que sus descendientes debían a los manes (dioses familiares) de un antepasado muerto.

Al igual que las otros espectáculos, cumplían una función tanto social como política. Los juegos servían para distraer a las masas desocupadas de cualquier descontento político. Se dice que el emperador Trajano comprendía que, aunque la distribución de grano y de dinero satisfacía al individuo, los espectáculos resultaban necesarios para “complacer a las masas”.

Los combatientes eran de lo más variado, desde prisioneros de guerra a libertos o esclavos pero también hubo hombres libres que se enrolaban como gladiadores como un medio de vida  por la posibilidad de fama y dinero. Muchos de ellos fueron muy famosos y admirados, por lo que tuvieron que dictar una serie de normas para su control ya que en ocasiones suponían un peligro.

Vivían todos juntos en las escuelas como si fuera un cuartel. Estas escuelas eran de carácter privado al principio, siendo propiedad del lanista, que era un contratista. En la época del Imperio el Estado se hizo cargo de las escuelas más importantes, entre las que destacan las que estuvieron en Capua: la ludus gladiatorius Iulanius, de César, y la Neronianus, de Nerón. Además eran sometidos a diversos programas de entrenamiento, bajo las órdenes de gladiadores retirados. Su dieta se basaba en granos, legumbres y frutas secas; también tenían su bebida energética hecha  a base de cenizas de plantas y vinagre (no creo que la pruebe…)

Los Combates

Para que los combates tuviesen lugar, el editor (el cargo político encargado de organizar los juegos públicos) firmaba un contrato con el lanista y se fijaban los combates, los cuales se anunciaban en  carteles por los lugares más concurridos de la ciudad.

El día antes de la velada, los gladiadores llegaban al recinto vestidos con sus mejores ropas atravesando la ciudad en procesión para ser admirados por los ciudadanos. Una vez instalados, hacían simulacros de combates con armas de madera para estar preparados para cuando sonara el cuerno que daría inicio a la lucha. Los lanistas elegían que gladiadores se iban a enfrentar. Tras el combate, el público debía decidir si se perdonaba al vencido la vida. Pese a lo que la mayoría de la gente cree  solo uno de cada diez gladiadores moría en la arena.

Spolarium
Spolarium. Juan Luna, 1884

Si se decidía la muerte del perdedor, éste debía aceptarla con dignidad. En estos casos las dos formas principales de dar muerte (evidenciadas por las lesiones encontradas en los restos arqueológicos) eran una puñalada en el cuello que recibía estando arrodillado delante de su verdugo con la frente en alto, y una cuchillada en el corazón infligida a través del omóplato del derrotado colocado boca abajo. Una vez muertos eran arrastrados al spolarium por los esclavos, donde eran despojados de sus armas y vestimentas, antes de ser sacados por la llamada Puerta de la Muerte.

Durante el Bajo Imperio, solo el emperador o el organizador del espectáculo tenía la potestad de perdonar la vida del vencido. Del mismo modo, cuando se entregaba al gladiador una espada roma, se autorizaba a este a abandonar la profesión.

Tipos de gladiadores

Cada clase tenía una forma propia de combate con su correspondiente equipamiento armamentístico.

  • Murmillo: llevaban equipado un casco de bordes amplios y de gran cresta que les daba apariencia de pez. Además, vestían una túnica corta con cinturón ancho, una greba en su pierna izquierda, una gladius o espada corta y el escudo rectangular y curvo típico del legionario romano. También llevaban una protección en su brazo derecho y, en ocasiones, vestían armadura completa.
  • Samnitas: su nombre proviene del armamento que Roma tomó de dicho pueblo. Estaban equipados con un gran escudo oblongo, un casco con visera y cresta o cimera de plumas. También portaban una espada corta, una crea en la pierna izquierda y un brazal de cuero o metal que cubría el brazo y parte del hombro derecho.
  • Secutores: armados con un escudo rectangular curvo, espada corta y recta y un caso liso con pequeños agujeros en los ojos. Son una derivación del murmillo y están ideados para el combate con reciarios.
  • Reciarios: iban equipados con una red, un tridente y un puñal. Además, vestían una túnica corta con cinturón ancho, llevaban la cabeza al descubierto y una protección en el brazo izquierdo. Combatían lanzado la red a su rival para inmovilizarle y clavarle el tridente, rematándoles con el puñal, que también usaba para cortar la red.
  • Laquearii: escasamente armados con un lazo y con una tecnica de combate parecida a la de los reciarios.
  • Tracio: estaban equipados con un escudo pequeño rectangular y curvo y una daga curva o sica. Tenía grebas en ambas piernas así como en la espalda y en el brazo que portaba la espada. Vestían una túnica corta con cinturón ancho y en su cabeza llevaban un casco con visera, pluma lateral y cresta alta.
Astyanax_vs_Kalendio_mosaic
Mosaico en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid que muestra a un reciario luchando contra un secutor. El signo Ø en el nombre significa que fue asesinado tras rendirse.
  • Scissor: llamaba la atención por utilizar un arma muy característica llamada tijera romana, un tubo de acero endurecido en el cual introducía todo el brazo y que tenía en un extremo un otro tubo con una hoja de medio punto. Portaba un casco cerrado con visera y una espada recta de pequeño tamaño.
  • Essedarii: se trata de aquellos que combatían sobre carros. Fueron introducidos por Julio Cesar e intentaban emular el estilo de combate de los bretones.
  • Provocatores: iban pertrechados con una espada, un escudo y un casco con dos viseras que carecía de ala para evitar ser vulnerables ante los reciarios. También podían llevar un protector en el pecho y solían dar inicio a los espectáculos de tarde en el anfiteatro.
  • Equites: se caracterizaban por combatir a caballo. Llevaban un casco con visera cerrada, un escudo circular y un venablo conocido como spiculum.
  • Hoplomachus: equipados con una armadura bastante completa con coraza, creas y casco con visera. Sus armas eran una lanza y un escudo circular similar al equipamiento hoplita.
  • Dimachaerus: probablemente, el famoso Espartaco era este tipo de gladiador. Estaban equipados con dos espadas y con grebas en ambas piernas. También llevaban protegidos los brazos y portaban un cinturón ancho.
  • Andabatae: eran obligados a pelear y llevaban la visera del casco sin agujeros.

La lucha contra otros humanos (y también animales) para el entretenimiento del púbico no era exclusiva de los hombres.  A pesar de haber tenido una presencia escasa, existen pruebas tanto arqueológicas como historiográficas de mujeres gladiadoras: las Gladiatrix. Tácito y Dion Casio mencionan participación femenina bajo el gobierno de Nerón y Suetonio bajo el de Domiciano. Septimio Severo prohibió los espectáculos femeninos alrededor del año 200. Sin embargo, la existencia de una inscripción en Ostia en la que se anuncia mulieres compitiendo hace pensar que la prohibición no fuera efectiva.

 


BIBLIOGRAFÍA

  • Jiménez Sánchez, J. A. (2009-2010). La desaparición de los espectáculos de gladiadores en Hispania
  • Cagigal, Ricardo (2010). Gladiator: luchar para vivir en un oficio peligroso.
  • Kyle, D. G. (2001). Spectacles of Death in Ancient Rome.

1 comentario en “Espectáculos en la Antigua Roma: Munera Gladiatorum”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .