Sin categoría

Cocinando en el S.XV: Doucetes

Me imagino que durante estos días encerrados en casa estaréis experimentando en la cocina, al igual que yo. Así que os planteo el siguiente reto.

La receta que os propongo aparece en un grupo de libros de cocina publicados por primera vez en 1888 por Thomas Austin titulados Harleian MS. 279 y Harleian MS. 4016.

Harleian MS. 279 data del 1430, mientras que Harleian MS. 4016m aproximadamente del 1450. Como era estándar para los libros de cocina de la época, hay instrucciones en cada uno no solo para recetas individuales sino también para fiestas y diseños de mesas, algo así como un  manual para cocineros de hogares ricos. Hay una gran variedad de recetas en ellos, algunas extrañas para los paladares actuales: sopa de canela, queso de cerdo frito, pudín de cuello de cisne…

Tartas de natillas de huevo medievales

Sí, esto es exactamente las Doucetes. No conozco la etimología de la palabra (si alguien lo sabe, ¡háganmelo saber!) Son deliciosas y muy fáciles de hornear. 

Como con todas las buenas recetas medievales, no hay instrucciones. Bueno, ninguna que fuera útil: cantidades, medidas, tiempos de cocción… Bien podría servir como un juego de adivinanzas. De lo único que estaba segura es de que eran varias tartas pequeñas en lugar de una grande, gracias a las referencias a “cofyns”, que eran cajas de pastelería medieval. 

Receta XV

La repostería medieval a veces es poco más que harina y agua porque no siempre estaba destinada a comerse, sino que era solo un recipiente para el relleno. Rellenar la carne en una caja de hojaldre era una buena manera de garantizar que la comida pudiera hornearse sin temor a quemarse o secarse. Por esa razón, algunos cocineros no querían desperdiciar ingredientes  en pasteles que terminarían siendo arrojados a los perros. Sin embargo, otros cocineros adoptaron un enfoque más moderno, reconociendo que una buena masa era tan importante  como el relleno que protegía.

Ingredientes

(salen unas 16 tartaletas)

Para la masa

  • 225 gr de harina normal
  • 100 gr de mantequilla
  • 2 yemas de huevo

Para el relleno

  • 6 yemas de huevo
  • 350 ml de crema doble
  • 125 ml de leche
  • 65 gr de azúcar blanca
  • Hebras de azafrán

Elaboración

  • Hacer la masa: frota la mantequilla y la harina hasta que se combinen y obtener una consistencia como de arena.
  • Agrega las yemas a la harina y la mantequilla y mezcla para formar una masa. Si fuera necesario puedes agregar un poco de agua.
  • Extiende la masa y córtala en discos. Después colócalas en los moldes (¡es posible que tengas que volver a dar forma!)
  • Hornéalas durante 15 minutos a 200º (Esto lo hice a ciegas ya que en la receta no daban pistas) Aconsejo colocar unos garbanzos o judías secas en la masa.
  • Retira los garbanzos y hornea otros 5 minutos a 160º.
  • Comenzamos con el relleno: bate las yemas en un tazón.
  • Mezcla la nata, la leche, el azúcar y el azafrán y cásalos bien para formar un flan fino.
  • Vierte las natillas en el hojaldre y vuelve a meterlos en el horno, horneando a 160 grados durante 20-25 minutos, o hasta que la parte superior esté dorada y el relleno esté tambaleante pero endurecido.

Como veis, es una receta muy sencilla y fácil de hacer; lo mejor de todo: ¡no hubo ninguna complicación durante el proceso! Algo extraño en mí, ya que cada vez que intento realizar una de éstas recetas siempre acaba en una batalla campal.

¡DISFRUTADLA!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .