Sin categoría

La primera pandemia mundial: La Gripe Española

01-pandemia-gripe-espanola-1918_6a309814_1280x964
Pacientes de la epidemia de gripe de 1918 en el hospital estadounidense de Fort Riley, donde se registraron los primeros casos.

La gripe española está considerada como la peor pandemia de la historia de la humanidad.  Esta enfermedad contagiosa  afectó entre 1918 y 1919 a la casi totalidad del planeta. En total, los estudios actuales calculan que más de 50 millones de personas habrían muerto a causa de la gripe española, cifra que supera con creces el número de muertos totales en la I Guerra Mundial.

 

Hubo tres oleadas diferenciadas: primavera-verano de 1918, otoño de 1918 e invierno de 1919.

Orígenes

Los primeros casos se registraron en Estados Unidos durante el último año de la Primera Guerra Mundial. En marzo de 1918, el país llevaba once meses en guerra contra Alemania y las potencias centrales, y su escaso ejército se había convertido en un enorme contingente que acabaría sumando más de dos millones de efectivos enviados a Europa. Los primeros casos se dieron en uno de los muchos centros de instrucción que se pusieron en marcha en un país que se movilizaba para la guerra.

el 4 de marzo de 1918, en Fort Riley (Kansas) un soldado acudió a la enfermería por fiebre alta. Pocas horas después, cientos de reclutas cayeron enfermos con los mismos síntomas. Al mes siguiente, los médicos del campamento militar de Funston, en el condado de Riley, registraron miles de casos del mismo brote. La epidemia se extendió de campamento en campamento hasta llegar a la Costa Oeste donde los soldados americanos embarcaban masivamente para dirigirse a los frentes de combate en Europa.  Acababa de llegar la primera oleada de la epidemia.

La influenza (nombre con el que se llama a las gripes desde finales de la Edad Media) mataba a sus víctimas con una rapidez sin precedentes. Los síntomas:

  • Rostro grisáceo / azulado por falta de oxígeno
  • Pupilas dilatadas
  • Fiebre de más de 39º
  • Agotamiento extremo
  • Entre cuatro y seis horas tras los primeros síntomas los pulmones se encharcaban provocando vómitos y sangrado nasal.

Si no remitían los síntomas, la muerte sobrevenía entre las 24 y 48 horas después de presentar los primeros síntomas.

Las Oleadas

La primera oleada se caracterizó por su elevada mortalidad en las ciudades y una limitada difusión geográfica. En ciudades densamente pobladas se estima que  un 50% de la población pudo verse afectada por la enfermedad, mientras que en pueblos pequeños apenas afectó o ni siquiera llegó. En junio llegó a Sudamérica, en julio al Pacífico sur y en agosto a la India y las costas africanas. 

03-mascara-pandemia-gripe-espanolamev-10128076_32d74ede_800x621
Las medidas de prevención tuvieron escaso éxito.

En España, la primera oleada apareció en Madrid en mayo de 1918, y para el 1 de junio la cifra de afectados alcanzaba ya los 250.000. Siguiendo las rutas de comunicación, la enfermedad se propagó rápidamente por ciudades cercanas como Cuenca, Toledo y Salamanca, y desde ahí al resto del país. Las zonas más afectadas fueron Cáceres, Badajoz, Córdoba, Jaén y la mitad sur de la Meseta Central.

Hacia finales de agosto del mismo año llegó la segunda oleada. Fue la más rápida, en dos meses se extendió por todo el planeta, y la más mortífera ya que se ha calculado el 70% de los fallecidos de la pandemia, sobretodo entre octubre y noviembre, sucumbieron en esta fase. A España llegó tras finalizar la vendimia francesa y regresar los trabajadores a sus hogares. La peor parte se la llevó Andalucía, hubo tal avalancha de muertos a mediados de octubre, que los cuerpos quedaban apilados durante semanas hasta que podían ser enterrados. En España, el año 1918 fue el primero del siglo XX con un crecimiento vegetativo negativo, y el único junto con 1939.

La epidemia llegó a su punto álgido en octubre de 1918: los ataúdes escaseaban y las funerarias no daban a basto

Entre enero y junio de 1919 apareció la tercera y última oleada. También fue virulenta pero al extenderse durante más tiempo no fue tan caótica como la anterior. 

La pandemia no dejó intacta prácticamente ninguna región del mundo: En Gran Bretaña murieron 228.000 personas, en Estados Unidos fueron aproximadamente medio millón. Incluso la isla de Samoa, en el Pacífico sur, tan apartada de otros lugares habitados, no escapó de la gripe, perdiendo el 24% de su población.

España fue uno de los países europeos más afectados con cerca de 8 millones de personas infectadas en mayo de 1918 y más de 200.000 muertes (a pesar de que las cifras oficiales redujeron las víctimas a 147.114 personas).

El nombre de “española”

Biologos.tif

La epidemia se produjo en tiempos de guerra, y la censura militar no permitía a los corresponsales europeos y americanos que retransmitían las victorias y derrotas, informar de los brotes de una enfermedad que aún no se conocía, ya que esta información podría dar ventaja al enemigo.  Pero España estaba al margen de esta guerra y por lo tanto de dicha censura.

Los periódicos y radios de nuestro país daban amplia cobertura al virus y su repercusión, más aún cuando el rey Alfonso XIII cayó enfermo. Al final parecía que la gripe solo se encontraba en España porque eran sus medios de comunicación los únicos que hablaban de ella, así que se bautizó como gripe española. 

Enfermos y víctimas célebres

A día de hoy se sigue estudiando qué ocurrió en el virus de la gripe común para que se convirtiera en el agente patógeno más letal de la Historia. La enfermedad atacó a jóvenes y mayores por igual, sin importar el rango social. Entre los enfermos se encontraron el presidente del gobierno de España, Manuel García Prieto, el pintor Eduard Munch o Woodrow Wilson, presidente de Estados Unidos. Gustav Klimt, Humberto de Saboya o Max Weber son algunos de los que desgraciadamente no la superaron.

 


BIBLIOGRAFÍA

  • Betrán Moya, J.L (2006): Historia de las epidemias en España y sus colonias (1348-1919).
  • Echeverri Dávila, Beatriz (1993). La gripe española: la pandemia de 1918-1919. Centro de Investigaciones Sociológicas.
  • Losada, Juan Carlos (2012). “La gripe española”. La aventura de la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .