Sin categoría

Alonso Cano

Alonso_cano
Réplica de un autorretrato original perdido. Museo de Cádiz

El granadino Alonso Cano (1601-1667) es considerado uno de los más importantes artistas del barroco en España, siendo además el iniciador de la Escuela granadina de pintura y escultura. discípulos suyos fueron Juan de Sevilla, Pedro Atanasio Bocanegra, José Risueño y los escultores Pedro de Mena y José de Mora entre otros.

Su padre, Miguel Cano, fue un gran ensamblador de retablos de origen manchego y su madre, María Almansa, natural de Villarrobledo, practicaba el dibujo.  Así que Alonso aprendió a dibujar con precisión y manejar los rudimentos de la arquitectura antes de que la familia efectuara su traslado definitivo de Granada a Sevilla, en 1614.

Al poco tiempo de llegar a Sevilla entró en el taller de pintura de Francisco Pacheco, el más prestigioso maestro de la ciudad y maestro de Velázquez, de quien fue compañero y con el que mantuvo amistad durante toda su vida. Pudo ser también Pacheco quien le presentara a Juan Martínez Montañés, cuyo estilo influyó en obras escultóricas de Cano y con quien colaboraría más tarde. 

Padre e hijo comenzaron a colaborar en encargos compartidos con dinastías artísticas como los Uceda, los Herrera y los Castillo, que se repartían los principales encargos eclesiásticos de diseño y policromía de retablos. Su primer cuadro conocido y firmado, un San Francisco de Borja (Museo de Bellas Artes de Sevilla) con la inconfundible huella de Pacheco, es de 1624, dos años antes de obtener el título de Maestro Pintor. El mismo año que obtuvo el título consolidó su puesto en el arte sevillano mediante su matrimonio con María de Figueroa en 1626.

320px-Alonso_Cano_-_Immaculate_Conception_-_WGA03995
La Inmaculada Concepción, 1648, obra maestra de su pintura. Museo Diocesano de Arte Sacro de Álava.

Presidió el Gremio de Pintores en 1630, lo que nos indica que gozaba del respeto de sus colegas. En 1638 el conde-duque de Olivares le invitó a trasladarse a Madrid como pintor y ayudante de cámara. Entre tanto, Alonso había contraído segundas nupcias en 1631 con la hija de un colega, María Magdalena de Uceda. Cuando llegó a Madrid era ya un maestro reconocido y profesionalmente acreditado en el ambiente artístico de Sevilla.

Fue también profesor de dibujo del príncipe Baltasar Carlos. Por su proximidad a la corte, Alonso pudo conocer las colecciones reales, ricas en pintura veneciana del siglo XVI y en obras recientes de su amigo Velázquez. En 1639-1640 ejecutó el encargo ­real de pintar dieciséis retratos imaginarios de reyes medievales de España para el salón dorado del Alcázar de Madrid. Casi todos se perdieron en el incendio de 1734, pero se conservan dos, Un rey de España y Dos reyes de España (ambos se encuentran en el Museo del Prado).

En 1644 su esposa murió asesinada, siendo Alonso acusado de su asesinato, llegando incluso a ser torturado, aunque no se le pudo condenar, al no haberse demostrado que fuera culpable. Tras un año de estancia en Valencia, refugiado en el convento de San Francisco, vuelve a Madrid, donde en 1647, sería nombrado mayordomo de la Hermandad de Nuestra Señora de los Siete Dolores.

dead-christ-supported-by-an-angel-1650.jpg!Large
Cristo muerto sostenido por un ángel 1646-1562. Museo del Prado

En 1652 decidió volver a Granada, acogiéndose a una prebenda que de hecho le hacía pintor de la catedral. Es allí donde recibe el encargo más importante de su vida, completar la decoración de la capilla mayor de la Catedral de su ciudad natal con siete enormes lienzos con episodios de la vida de la Virgen, que constituyen lo principal de su obra pictórica y uno de los conjuntos más impresionantes de la pintura barroca europea.

En 1660, tras una estancia en Madrid y en Salamanca durante la cual recibió los hábitos de sacerdote, se reintegró a la catedral de Granada como canónigo y terminó su serie sobre la vida de la Virgen para esa iglesia. Pocos meses antes de su muerte recibió el título de maestro mayor de la catedral y diseñó su fachada, que se construyó póstumamente. Fue enterrado en la cripta de la catedral de Granada.


BIBLIOGRAFÍA

  • Wethey, Harold Edwin, Alonso Cano. Pintor, escultor y arquitecto, Madrid, Alianza Editorial, 1983.
  • Pérez Sánchez, Alfonso E. «Alonso Cano». Diccionario Biográfico Español. Real Academia de la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .