Sin categoría

Sköll y Hati: La leyenda

Desde el inicio de los tiempos siempre se ha dicho que el mal continuamente sigue de cerca los pasos del bien con la intención de destruirlo. Este es el caso de los lobos Sköll y Hati.

Sköll y Hati
“Los Lobos persiguiendo a Sol y Máni” (1909) autor: J. C. Dollman.

Los antiguos habitantes del Norte, cuando observaban al sol y a la luna, conocidos como  Sól y Mani, hijos del gigante Mundilfer, creían que eran perseguidos por seres malignos: los hijos del lobo gigante Fenrir y hermanos de Mánagarm, el perro de la Luna que devora la carne de los muertos, Sköll (Traición) y Hati (Odio).

Así pues, cada uno de estos lobos tiene un objetivo particular a la vez que terrible, Sköll persigue al Sol de modo incansable, mientras que Hati, ansía devorar a la Luna. Pero pendía de ellos una maldición hecha por Odín: sólo cuando llegara el Ragnarök serían capaces de alcanzarlos y destrozarlos.

Tanto los Dioses como los mortales saben que si alguna vez estos lobos lograran alcanzar al Sol o a la Luna, el mundo quedaría sumergido en una oscuridad total y perpetua. Sería entonces cuando llegaría el Ragnarök (el día del Fin del mundo). Un día terrible que todos han soñado alguna vez, donde la sangre, la destrucción y la penuria se extiende en un horizonte interminable. El mal se asentaría en nuestro mundo y viviríamos en una oscuridad perpetua. Creían que sus Dioses habían emergido de una alianza entre el elemento divino (Börr) y el mortal (Bestla, la giganta), por lo que eran finitos y estaban condenados a perecer junto al mundo que habían creado.

Far_away_and_long_ago_by_Willy_Pogany
“Muy lejos, hace mucho” (1920) de Willy Pogany

A veces los lobos alcanzaban e intentaban devorar sus presas, produciendo un eclipse de las brillantes orbes. Entonces, la gente aterrorizada, provocaba con palos, cacerolas y tambores un estruendo tan ensordecedor, que los lobos, asustados por el ruido, los soltaban de sus mandíbulas. Una vez libres de nuevo, Sól y Mani reanudaban su camino, perseguidos velozmente por los hambrientos monstruos a través de su estela, esperando con ansia el momento en el que sus esfuerzos se vieran recompensados con el fin del mundo.

Con esta visión tan peculiar de los astros, explicaban los fenómenos de la noche y del día.

 


BIBLIOGRAFÍA

  • Grant, John (2008), Los vikingos, cultura y mitología, Köln, Alemania.
  • Cotterell, Arthur (2004). Enciclopedia de Mitología Universal. Parragon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .