Sin categoría

Instrumentos de tortura: Toro de Faralis

Desde el principio de los tiempos, el ser humanos ha mostrado una increíble creatividad en la invención de un gran número de instrumentos para infligir dolor y la muerte… 

¿Cuál es su origen? Se sabe que apareció por primera en vez en el año 540 a.C. en Sicilia, cuando el regente de Akragas, Falaris, mandó al ateniense Perilo que construyera el peor artilugio de tortura. Según algunas versiones Faralis era uno de los tiranos más terribles y crueles de la Historia. 

El instrumento en cuestión era una efigie de un toro de bronce hueca con una escotilla por donde se podía meter entre una y cuatro personas, según la capacidad del mismo. Una vez que los condenados estaban dentro, se encendía una hoguera debajo del toro para que los infelices se vayan cocinando dentro. Para darle a la ejecución más vistosidad, el toro poseía unos tubos para que los gritos de los condenados pudieran ser escuchados como mugidos del animal. 

¿Y por qué en forma de toro? la figura de los toros era muy destacada en la época antigua, de ahí los cultos fenicios o su destacada presencia también en la Biblia. Es por ello que muchos historiadores intuyen en la idea de Perilo, un intento por continuar ese tipo de exaltación a la figura del toro, pero asociándolo también al sacrificio humano.

Pierre_Woeiriot_Phalaris
Grabado de alrededor de 1500 que muestra a Perilo, diseñador de la máquina, siendo introducido en ella.

A la hora de hablar del Toro de Falaris se explica también el curioso y trágico fin de su inventor. Cuando Perilo presentó ante el rey Falaris su siniestra creación, el rey de Akragas pensó que un buen modo de comprobar en directo la eficacia de su máquina de tortura, era experimentándolo con el propio Perilo, así que sus ayudantes introdujeron al inventor en el interior del toro y encendieron la hoguera bajo el vientre del animal de cobre, al poco tiempo, los alaridos estallaron en el interior. 

Se dice, que las temperaturas en el interior del Toro de Falaris podían llegar a los 400º, de modo que las personas, si no tenían la suerte de perder el conocimiento antes, notaban hervir la sangre en sus cuerpos.

Los romanos tenían fama de haber usado este dispositivo de tortura para matar a cristianos, especialmente a San Eustaquio, quien, según la tradición cristiana, fue asado en un toro de bronce con su esposa e hijos por el emperador Adriano. Lo mismo le sucedió a San Antipas, obispo de Pérgamo durante las persecuciones del emperador Domiciano y el primer mártir en Asia Menor, quien fue asado hasta la muerte en un toro de bronce en el año 92. Se afirma que el dispositivo todavía se usaba dos siglos después, cuando se dice que otro cristiano, Pelagia de Tarso, fue quemado en uno de ellos en 287 por el emperador Diocleciano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.