Sin categoría

Vikingos entre fogones

A pesar de la fama de temidos guerreros que saqueaban todo y a todos, en realidad los vikingos eran muy hogareños y la casa era el centro de su vida,  donde encontraban calor, alimento y refugio tras sus conquistas. 

11150493_925843447474952_7455805182030523017_n

Según investigaciones, la alimentación de los vikingos consistía en: la primera comida del día, llamada dagveror, se basaba en una mezcla de cereales, cebada y centeno; la segunda comida, denominada nattveror, se tomaba al final del día y por regla general incluía pescado seco o fresco, acompañado de algas y de verduras, como los guisantes y la rutabaga (una especie de nabo).

Secaban la carne y almacenaban los productos lácteos, como la leche agria, la mantequilla y el queso sobre platos de madera. También utilizaron la técnica de la liofilización (que es un proceso utilizado para la eliminación del agua mediante desecación al vacío y a muy bajas temperaturas)

La vajilla la importaban y utilizaban cubertería, que constaba de cucharas de cuerno decoradas,  pedazos de hueso puntiagudos  a modo de tenedores y cada persona tenía su propio cuchillo con un mango de madera o de colmillo de ballena.

Su alimentación se basaba en  la carne (criaban vacas, ovejas, cerdos, cabras y aves de corral) y el pescado, que  constituían la mayor parte de su dieta que completaban con la caza y las aves silvestres, también cultivaban verduras.

SAM3589.tif

Las bayas y otras frutas se recogían en los bosques o incluso se las traían de sus incursiones; esto se ha sabido por el descubrimiento de huesos de ciruela en fosos de basuras en Hedeby.

El pan lo hacían con cebada, centeno, legumbres y, más raramente, trigo. El queso y la mantequilla los hacían con leche de vaca, cabra y oveja, pero además, sabían hacer una leche espesa llamada “skyr”, que salada y fermentada, podía conservarse comestible durante todo un invierno guardada en grandes vasijas, y la leche agria que aun hoy es ingrediente básico de su cocina, de gran consumo y muy apreciada.

En cuanto a las bebidas, preparaban una cerveza hecha con cebada y aguamiel (miel fermentada y agua) y el “bjorr”, posiblemente un licor fuerte hecho con zumo de fruta fermentada.

Para terminar, os dejo una receta vikinga.

Cerdo con manzanas y cebollas

 

Ingredientes

  • 1/2kg de cerdo fresco o ligeramente salado, en lonchas o cortado al gusto, preferentemente “gordo”
  • 1 o 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de manteca de cerdo (o de mantequilla si no la encontráis)
  • 2 – 3 cebollas.
  • 2 – 3 manzanas.
  • Pimienta blanca y  negra.
  • 2 – 3 clavos enteros.

Preparación

  • Pelar las cebollas y cortarlas en rodajas.
  • Retirar el corazón de las manzanas y cortar en rodajas.
  • Freír el cerdo en mantequilla a fuego medio dándole vueltas. Cuanto más se frito, más crujiente quedará.
  • Freír las rodajas de cebolla y manzana en manteca de cerdo o mantequilla a fuego lento hasta dorarlas y ablandarlas.
  • Colocar el cerdo y las rodajas de manzana y cebolla en una sartén en capas y se calentarlas.
  • Sazonar con pimienta y clavo.
  • Servir con pan recién hecho y cerveza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.