Sin categoría

Viernes Santo

800px-Cristo_crucificado
Cristo crucificado de Diego Velázquez (1632), Museo del Prado, Madrid.

En la andadura de conocer el significado de la Semana Santa, descubrimos el origen de Domingo de Ramos y Jueves Santo; como no podía ser de otra manera hoy indagaremos en el significado de Viernes Santo.

Viernes Santo es el quinto día de la Semana Santa, en el que se recuerda la crucifixión y muerte de Jesucristo. Es una de las más representativas y profundas conmemoraciones del cristianismo.

En este día no se celebra la eucaristía. En su lugar, se celebra la “Liturgia de la Pasión del Señor” a media tarde del viernes, a las 15:00, hora en la que se ha situado la muerte de Jesús en la cruz. A este respecto, escribe, en la Biblia, Pedro:

 

“Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu” (1 Pedro, 3: 18).

El sacerdote y el diácono visten ropajes rojos, en recuerdo de la sangre derramada en la cruz, y tanto el altar como los laterales permanecen sin adornos, mientras a un lado del altar se dispone un pedestal para colocar en él la santa cruz que será ofrecida a veneración.

El Viernes Santo y el Sábado Santo (antes de la Vigilia de la Resurrección) son los únicos días del calendario litúrgico católico donde no se celebra la Misa, como luto por la muerte del Señor. Las campanas permanecen mudas, siendo sustituidas en algunos lugares por matracas de madera. 

Es costumbre también que todas las limosnas recogidas en las iglesias católicas del mundo en este día son donadas a la Custodia de Tierra Santa para el sostenimiento de los santos lugares.

800px-Cristo_caído_(Nicola_Fumo,_San_Ginés,_Madrid)_01

Este día, en las iglesias, las imágenes (sobretodo el crucifijo) se cubren con tela morada, en señal de la ausencia de Jesús y se descubren el domingo de Pascua, como símbolo de la Resurrección. La imagen de la Virgen María se viste de negro como muestra de su luto y profundo dolor por la muerte de Jesús.

Es costumbre rezar el Vía Crucis, también conocido como Camino a la Cruz. Con este rezo, se acompaña a Jesús en sus horas finales, mientras se repasan los catorce momentos (o catorce estaciones), desde su condena hasta su muerte y sepultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.