Sin categoría

¡Vete al carajo!

¿Cuántas veces hemos escuchado o dicho esta frase? Es muy recurrida cuando alguien dice o hace algo que nos molesta y lo mandamos directamente al carajo. Sin embargo, ¿Cuál es es el origen real de la expresión “Vete al Carajo”?

El carajo (además de la connotación sexual) era un cesto o canastilla pequeña que se situaba en lo más alto del palo mayor de las embarcaciones, desde la que el vigía divisaba peligros, naves o tierra firme.

CARAJO2

Era un lugar poco deseado por lo incómoda de la ubicación (lugar alto, estrecho, inestable y que se balanceaba mucho), pero sobretodo por el mareo que generaba a los marineros que por ‘desgracia’ debían permanecer en el puesto.

Para el capitán era un lugar socorrido para mandar a aquellos marineros que no cumplían con sus obligaciones o que cometían infracciones y debían ser castigados por ello, por lo que los mandaba al carajo y se olvidaba de ellos por un rato, que podía ser desde horas hasta días, así que el castigado solía regresar mucho más dócil y diligente para no tener que no le volvieran a mandar al carajo.

La expresión se popularizó por el uso descontextualizado de los marineros, y ha llegado a nuestros días como respuesta a cuando alguien nos dice algo que nos sienta mal o nos hace sentir incómodo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.