Sin categoría

Cargos: Cadí

Arabischer_Maler_um_1335_002El cadí  es un gobernante juez de los territorios musulmanes, que reparte las resoluciones judiciales en acuerdo con la ley religiosa islámica (la sharia). La palabra “cadí” significa juzgar o magistrado. Los cadíes deben basar sus sentencias en la ijma (consejo), aconsejados por los ulemas (eruditos). Si las sentencias no parecen conformes al derecho, se las somete al mufti, que pronuncia en último recurso.

El cadí es el máximo ejemplo moral y buenas costumbres y con un amplio conocimiento del derecho y del Corán. Debe dar con su conducta muestras de valor y ecuanimidad, así como firmeza en sus decisiones.

El nombramiento de los cadíes era  exclusivo de los soberanos, que los nombraban al igual que a sus visires y secretarios. Su poder era indiscutible, y la sencillez de costumbres, la modestia y su incorruptibilidad eran condiciones  reconocidas. Los cadíes disfrutaban de gran respeto entre la población, ya que eran los encargados de mantener el orden e impartir justicia, y el monarca pocas veces se atrevía a quebrar sus sentencias.

El cadí solo podía dejar su cargo mediante la renuncia, nunca el emir o califa echaba a sus jueces, sino que eran estos quienes se apartaban de su magistratura.

El cadí tenía jurisdicción sobre cualquier materia que involucrase a un musulmán. Sus sentencias se basaban en el Corán, y actuaban como juez de paz y notario, y debían brindar protección a las viudas y a los huérfanos menores, haciéndose cargo de sus bienes. Asimismo desempeñaban funciones de carácter religioso, dirigiendo las oraciones comunitarias de los viernes en la mezquita o los discursos en los funerales de personas importantes de la comunidad. además eran los únicos autorizados a realizar el ritual de comprobación de la aparición de la luna nueva, que marca el comienzo y final del ayuno en el mes del Ramadán.

El cadí estaba asistido por un grupo de dos o tres ulemas que le aconsejaban por escrito y cuyos informes debía archivar. La presencia de estos hombres era obligatoria, y tenían prohibido atender temas jurídicos desde sus hogares. Se sentaban a los lados del cadí y lo acompañaban junto a un ujier que citaba a las partes y un escribano que tomaba nota de lo sucedido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.