Sin categoría

Equipo personal en el ejército romano: Lanzas, Jabalinas y armas arrojadizas

En entradas anteriores os hablé sobre las armaduras y espadas así que hoy descubriremos otro tipo armas que usaron y que algunas de ellas todavía perduran.

Hasta (hastae en plural) es una lanza utilizada para ensartar. Los primeros legionarios estaban equipados con hastae, y era esta arma el que daba el nombre a los soldados conocidos como Hastati. Sin embargo, durante los tiempos de la república, los hastati fueron reequipados con pila y gladii y sólo los Triarii ( legionarios veteranos en tiempos de la república)continuaron usando esta lanza.

Más tarde, fueron los auxiliares que complementaban a las legiones quienes usaron lanza entre la infantería de Roma. Con la llegada de la decadencia en el siglo III, la barbarización del ejército y las crisis económicas, la  lanza volvió a imponerse poco a poco, hasta sustituir a los pila. Siendo usada como arma básica desde entonces hasta el fin del Imperio.

Hastae

Al contrario que en el caso del pilum, el hasta era una lanza diseñada para ensartar al enemigo, y no se utilizaba como arma arrojadiza. Mientras que con los pila se usa una táctica agresiva, arrojándolos al enemigo para luego cargar con la espada. El hasta es un arma más defensiva, adecuada para mantener al enemigo a distancia.

 

Verutum (en plural, veruti) es una jabalina corta utilizada por el ejército romano. El verutum era utilizado por los vélites ( unidad de infantería ligera) para labores de hostigamiento, en lugar del pilum más pesado que usaban los hastati y los principes para hacer daño al enemigo antes de enfrentarse en combate cuerpo a cuerpo.

Velite

Esta arma fue adoptada de los samnitas y de los volscos (tribus itálicas que habitaron en el Samnio y centro de la península). La longitud del verutum era de unos 1,1 metros de largo, mucho más corto que los 2 metros del pilum. Su punta medía alrededor de 13 centímetros de largo, y podía ser completamente de hierro o simplemente  revestida de metal.

Durante los siglos III y II a. C., la infantería ligera romana conocida como velites solía acarrear siete veruta por persona al combate. Resultaron ser armas bastante efectivas, incluso contra los elefantes de guerra, como quedó demostrado en la batalla de Zama. A finales del siglo II a. C. el verutum dejó de utilizarse a la vez que desaparecieron los velites como unidad militar, si bien la jabalina volvió a introducirse en el arsenal militar romano en las últimas etapas del Imperio.

 

Kontos: Con este nombre griego conocemos a una lanza larga de caballería usada por el pueblo sármata, un conjunto de tribus nómadas de las estepas rusas. Más tarde fue adoptada por los catafractos (caballería superpesada) de Armenia y Partia, además de los savaranos del Imperio sasánida.

Kontos

Fabricada en madera, el kontos fue desarrollado hacia la mitad del siglo I d. C., partiendo de ciertos tipos de lanza corta, descritas en los anales griegos y romanos con nombres genéricos, aunque tiene semejanzas con la sarisa grecomacedónica ( larga pica de 3 a 7 metros de longitud, usada como arma principal de la falange macedonia)

Morfológicamente, el kontos, medía unos 3 o 4 metros de longitud, Debido a su tamaño,  se cargaba con ella a ambas manos, mientras se dirigía al caballo con las rodillas (el estribo no se desarrolló hasta mucho después), lo cual hacía que sólo un jinete experimentado pudiera usarla con la mayor de las efectividades (los pueblos nómadas esteparios, como los sármatas o los partos destacaban por sus excepcionales dotes como jinetes).

A estos jinetes lanceros los griegos les denominaron kontophoroi y de allí los romanos les denominaron también en plural: contarii (o portadores de kontos).

En el Imperio romano las primeras unidades especiales de contarii aparecieron durante el gobierno de Trajano (ca año 100 d.C.) Los contarii romanos pudieron ser fuertemente reforzados al ser también jinetes acorazados o cataphracti ( catrafactos, o catrafactarios), aunque también los clinabaros (tipo de caballería acorazada persa y romana, de origen oriental) con armaduras ligeras usaban ocasionalmente kontos.
El Imperio romano adoptó posteriormente las características del kontos, incluido el tener que usarla a dos manos, en otra lanza denominada contus. Después, los bizantinos desarrollarían el kontarion, arma usada por los catafractos a una sola mano, siguiendo una línea paralela al antebrazo bajo el mismo.

 

Arcos y Flechas: Un sagittarius estaba equipado con un arcus, y lanzaban flechas (sagitta) de madera y con punta metálica. El arma normal de los arqueros romanos era el arco compuesto clásico,​ hecho de cuerno, madera y tendón. En cualquier caso, Vegecio recomienda el entrenamiento de los reclutas con el arcubus ligneis, es decir, con arcos de madera. Se han encontrado restos de los arcos compuestos por todo el territorio del imperio.

Los sagittarii (arqueros) formaban parte de las tropas auxiliares. Posiblemente, y hasta épocas muy tardías, la mayor parte de los sagittarii eran arqueros de infantería, que se desplazaban a pie.

Arquero romano

A pesar de los contactos y guerras entre el ejército romano y las naciones orientales como Partia u otras, en las que existía una caballería de arqueros de una gran importancia táctica, no existe ninguna mención clara de la existencia de arqueros a caballo en los ejércitos romanos hasta la Notitia Dignitatum, tras el contacto con los hunos. Sí que se mencionan hostigadores a caballo armados con jabalinas.

En el siglo V d. C. sí que aparecen numerosos regimientos romanos de caballería entrenados para usar el arco como suplemento a sus espadas y lanzas, pero los sagittarii parece que usaban el arco como su arma primaria, y no como un arma suplementaria. Según la Notitia Dignitatum, la mayoría de las unidades de sagittarii, y especialmente las montadas a caballo, estaban ubicadas en la parte oriental del Imperio o en África. El uso del arco como un arma primaria probablemente se originó en el este, a finales del siglo IV y comienzos del siglo V, como forma de ayudar al ejército romano a enfrentarse a los arqueros a caballo persas y hunos.

En la época de los relatos de Procopio y del Strategikon del emperador Mauricio I, la principal arma de los ejércitos romanos era la caballería, gran parte de la cual estaba armada con arcos. Tras la caída del Imperio de Occidente, los ejércitos orientales mantuvieron el uso militar de arqueros a caballo durante siglos.

 

Plumbata: Se denominaban plumbatae o mattiobarbuli a un tipo de dardos lastrados con plomo que llevaba la infantería romana. Se empleaban principalmente para hostigar a los enemigos, comprometiendo sus cargas y la cohesión de sus formaciones. Cada soldado portaba varios de estos dardos, posiblemente en el reverso del escudo.

Unknown

 

 pilum: (en plural, pila) era una jabalina pesada utilizada habitualmente por el ejército romano. El pilum pesado era un asta de madera a la que se le unía una vara metálica por medio de un remache, medía unos 120 cm, 60 la vara metálica. Pesaba normalmente entre 2 y 4 kilogramos, siendo las versiones producidas durante el Imperio un poco más ligeras que las de la república. La punta era pequeña y de forma piramidal, con el impacto perforaba con facilidad un escudo de madera, al ser la vara metálica más delgada que la punta, se deslizaba por el agujero hecho por la punta con facilidad, alcanzando a menudo a quien se protegía con el escudo.

Pilum

El pilum estaba diseñado para que la punta metálica se doblara en el impacto, dejando inmanejable el escudo y evitando que el pilum pudiera ser utilizado de vuelta contra las tropas romanas. Los romanos también usaron además del remache para este efecto el destemplado de la vara metálica. Además, servía para repararlos fácilmente después de cada batalla.

Una vez que el enemigo estaba al alcance, los legionarios lanzaban una lluvia de pila sobre ellos, causando un gran daño antes de que la batalla cuerpo a cuerpo tuviera lugar.

 

spiculum: era un venablo utilizado en la época tardía del Imperio romano y que sustituyó al pilum de forma progresiva a lo largo del siglo III d.C. como principal arma arrojadiza de la infantería. Algunos autores suponen que podría haber sido el resultado de la combinación gradual del pilum y otras dos lanzas de origen germánico llamadas angon y bebra.

A medida que se incorporaban más tropas germánicas en el ejército romano, sus culturas y tradiciones se fueron incorporando poco a poco a la cultura romana y entre otras cosas, fueron impulsando una serie de cambios en el ejército romano y en su equipamiento.

El spiculum era mejor que el viejo pilum para su uso como arma de mano, en lugar de arma arrojadiza. Por otro lado, todavía mantenía parte del poder de penetración del pilum cuando era arrojado al enemigo.

El spiculum dejó de utilizarse en el ejército romano en algún momento posterior al año 400 d. C.

La principal diferencia entre el spiculum y el pilum era la longitud de la punta. El spiculum solía tener una punta de hierro mucho más corta y, por ello, el spiculum era significativamente más corto que su antecesor, posiblemente de unos 190 centímetros de largo.

El spiculum tenía una punta de hierro adherida a la punta. Su diseño exacto se desconoce debido a que había muchas variantes, correspondientes a la tradición armera de cada zona del imperio.

 

2 comentarios en “Equipo personal en el ejército romano: Lanzas, Jabalinas y armas arrojadizas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.